viernes, 8 de febrero de 2008

No cierres la mano

El otro día, pensando de todo un poco, caí en la cuenta de la poca solidaridad que hay en el mundo. Pero no me refiero exclusivamente al ámbito general (como la ayuda que podrían ofrecer los países ricos a los del 3º Mundo) sino en lo particular, en la vida de todos nosotros.

Más que nada, me refiero a lo poco que pensamos en el que tenemos al lado. La gente suele actuar normalmente según sus intereses propios. Si alguna vez crees que te están echando una mano... duda si es de forma desinteresada. Aunque no se den ni cuenta, siempre pedirán luego algo a cambio.
Vale, sí, hay excepciones, ¡como en todo! Pero es increíble lo egoísta que puede llegar a ser a veces la gente, las uñas que se llegan a sacar para defender los propios intereses, lo que podemos joder (con perdón) a otros nada más que para sacar beneficio y estar (aún más) comodones de lo que estamos.
¿Cuesta tanto ceder un poquito? Es tan fácil como pensar en las repercusiones de este -a veces involuntario- egoísmo, en lo que puede deteriorar a largo plazo una relación (ya sea compañerismo, amistad, pareja...)
Nunca se reflexiona lo suficiente.

1 comentario:

Kaz dijo...

Ahora pongamos el caso contrario, que no quiere decir que no esté deacuerdo con lo que tú has dicho, pero ¿y todas esas personas (me incluyo entre ellas) que se dedican a dar durante toda su vida? ¿No podemos esperar algo a cambio?

me gusta como escribes, querría haberme pasado antes pero siempre me olvidaba >.<

Bss

FEEDJIT Live Traffic Feed