miércoles, 16 de julio de 2008

I'm Mrs. Lonely

La soledad es algo inherente al ser humano. Las dos cosas más importantes de la vida las realizamos solos: nacer y morir. Te vas de este mundo como llegaste a él... sin ganas de abrir los ojos, con incertidumbre, sin demasiado uso de razón, agazapado, con una extraña sensación de paz interior y con la memoria disuelta en pensamientos difusos.

Aunque en vida también tenemos momentos de soledad. Un bien preciado e imprescindible para unos pocos; una serpiente venenosa y corrosiva para muchos.
Todos y cada uno de nosotros a lo largo de su existencia va a gozar (o penar) de periodos de soledad, desorientación, vacío... Y yo creo que esos momentos no hay que despreciarlos, sino intentar llevarlos de la mejor forma posible, porque son los que muchas veces nos dan impulsos que fomentan nuestro crecimiento interior, nuestra madurez.

En ocasiones tendemos a desesperarnos a causa de la soledad, sin saber que ésta curiosa mujer llega cuando más lo necesitamos. Mejor invitarla a un café que echarla a patadas... dicen por ahí que es muy vengativa.
Frase de hoy: "Estoy plenamente convencida de que soy la más loca entre los cuerdos y la más cuerda entre los locos" (Laura Fernández-Pacheco; filósofa, cupletista y mujer altamente perniciosa)

martes, 8 de julio de 2008

Vergonzoso...

Cuando veo a cabr*n*s como los de la foto no estoy segura de qué podría hacer con ellos: vomitarles y escupirles en la cara, lanzar dos puñetazos en su boca, atizarles una patada en el estómago, rociarlos con gasolina y quemarlos vivos, clavarles banderillas en el costado o todo lo anteriormente citado. Lo primero sería fácil, porque las arcadas que me producen son abundantes.

Ah, debería empezar por decir que no soporto el espectáculo taurino (como se ha podido apreciar con mi bonita dedicatoria inicial), si se le puede llamar espectáculo a una matanza atroz y sin sentido. Aunque lo que menos sentido tiene es las cantidades ingentes de dinero que pagan a estos inútiles por TORTURAR y MATAR a un animal. Sí, es cierto que también matan (e incluso maltratan) a los patos y a las ocas para hacer foie gras, y a los cerdos para sacar jamón, pero ni hacen una fiesta de eso ni tampoco les pagan esas sumas de dinero.

A parte de la gente que incomprensiblemente aman esta "fiesta" y pagan por verlo, también están los que únicamente van allí para ponerse borrachos de vino y pasar un buen rato. Pues qué queréis que os diga, hay otras formas de pasárselo bien sin dar un mísero euro a estos asesinos, a esta gente con tan poca moral que tortura animales para saciar el tedio de la población con menos sensibilidad. Y aunque me pidan tolerancia, lo siento, pero nunca respetaré esta absurda tradición y desde luego nunca le daré la razón a los que la consideran intocable y representativa de España.

A mi pesar, mi país pierde muchos puntos a su favor con esta deleznable tradición.

http://www.youtube.com/watch?v=4J2ERwqzAyY&feature=related [Se me caen las lágrimas de odio y de tristeza al ver al imbécil del torero darle estocadas en la nuca mientras el animal derrama sangre por la boca.]

miércoles, 2 de julio de 2008

Y uno aprende


Después de un tiempo, uno aprende la sutíl diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes...y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta que aunque seas felíz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante (...)

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo...

(Jorge Luis Borges)

FEEDJIT Live Traffic Feed