viernes, 29 de febrero de 2008

Especial 5 sentidos: El tacto

Me encanta tocar todo (y no penséis mal) Como dije una vez, tengo la manía desde pequeña de ir por la calle rozando la pared con los dedos; me encanta sentir las texturas en mis yemas. Eso sí, ni punto de comparación con acariciar un pelo sedoso... enlazar tus dedos en los mechones, deslizarlos......

No sé, podría pasarme un buen rato describiendo las sensaciones que nos puede llegar a producir este sentido. Que por cierto, no sólo hay que reducir el tacto a las manos... Porque un abrazo, un beso, también tienen lo suyo.


Ojalá la gente fuese más espontánea dando abrazos... no sabéis lo que se agradecen en algunos momentos.

Os dejo dos vídeos bastante bonitos que me han impactado.




Especial 5 sentidos: El gusto


No sé qué haría si perdiese el sentido del gusto... Eso de no volver a probar una deliciosa comida, o sentir el sabor de tu pareja (que no tengo) en un beso... Me daría algo. ¡Con lo importante que es para mí la comida! Y ya no por el hecho de quitarte el hambre, sino por el saborear, el deleitarme con una onza de chocolate (sustituto del sexo según dicen, aunque no creo que debamos exagerar) un buen trozo de pastel de chocolate con galletas, un plato con huevo fritos, patatas fritas y pechuga a la plancha... :P No hace falta irte de restaurantes para disfrutar comiendo.


Si lo paso mal cuando estoy resfriada, que los mocos taponan y no dejan saborear la comida, no me quiero imaginar si me quedara sin gusto para toda la vida. :S


Poco más que decir sobre esto. No me puedo explayar tanto como en los otros sentidos, lo que no significa que tenga menos importancia.

martes, 26 de febrero de 2008

Especial 5 sentidos: El oído


Imagínate: estás en la orilla de un río, en mitad del campo en verano. Eres el único ser humano a unos cuantos kilómetros a la redonda, por lo que no merecerá la pena alzar la voz ni emitir ruido alguno. Cierra los ojos y canaliza tu energía y toda tu capacidad de concentración en aquello que te llega por el oído: el trino de unos pájaros, el agua fluyendo, el canto de una cigarra, un avión que pasa a los lejos, el viento silbando, las hojas rozándose unas con otras, una rana que chapotea tranquila, tu respiración... ¿No es algo maravilloso sentir tanta vida sólo con escuchar una serie de sonidos?


Todo esto sin contar lo agradable que es escuchar (que no oír) tu música favorita, una buena letra en una buena canción, el susurro de tu amante, una niña que canta con voz melodiosa, un ritmo espontáneo que te sale al tamborilear con los dedos en la mesa...


El mundo está lleno de sonidos constantes. Ahora mismo seguro que te está llegando, sin que seas totalmente consciente, algún ruido de la calle, de alguien que vive contigo, incluso en unos segundos tus propias manos golpeteando el teclado.


Darnos cuenta de todos ellos es sólo cuestión de ganas. Merece la pena apreciar la belleza auditiva que nos rodea.


lunes, 25 de febrero de 2008

Especial 5 sentidos: El olfato

Estás guardando tu ropa en el armario, acercas tu nariz casi sin querer a uno de tus jerseys y cierras los ojos... aún conserva su olor. El perfume de la persona con la que has pasado prácticamente todo el día. El perfume que ha adquirido tu ropa al abrazarle/a. Y sin darte cuenta evocas recuerdos que tiñen ese momento de nostaliga.

Me encanta el olfato. La gente no suele darle importancia a este sentido, pero, por ejemplo ¿qué sería de la lluvia sin el característico olor a mojado, a humedad, a tierra? Además, como he contado antes, solemos asociar olores a gente o recuerdos.


Como en todo, hay olores "no tan maravillosos", sí... pero también hay visiones desgradables, sabores horribles, sonidos inaguantables, etc. Recordemos que sin el cariz negativo de las cosas no podríamos apreciar lo bueno.


Hoy, no sé por qué, estoy MUY feliz. Ojalá me dure toda la semana.

domingo, 24 de febrero de 2008

Especial 5 sentidos: La vista

Luces, colores, formas, dimensiones... el mundo. Sin nuestros ojos no podríamos apreciar la belleza que hay a nuestro alrededor. Hay quienes carecen de este sentido y han desarrollado los demás de forma que puedan sentir igual las maravillas del exterior.


Nos convendría más estar atentos a la vida, saber disfrutar de todos esos pequeños detalles que tenemos a nuestro alcance y con los que podemos deleitarnos viéndolos. La sonrisa de un niño, un rostro bello, el arcoiris, la luna llena, el atardecer, una pareja en un parque, una mirada cómplice, las flores incipientes de los árboles en abril...


El mundo es prácticamente infinito; nuestra vida no. Vamos a intentar re-descubrirlo cada día observando con pupilas de águila lo que nos rodea. ¿Por qué despreciar las cosas tan hermosas que nos regala?

jueves, 21 de febrero de 2008

Un adiós...


No he de derramar una sola lágrima más. El dolor sigue creciendo; mi alma un día fue herida de muerte y no queda solución alguna que esta.


Esta noche, cuando la luna dicte su sentencia, todas mis penas se irán para siempre.

Gracias por todo y por nada. Hiciste tan poco por mí, y sin embargo cambiaste tanto mi vida... Yo en cambio me entregué, dije adiós a mi libertad y me encadené a la tuya. No era sin ti. No soy sin ti. He pasado largas horas en vela por culpa de un espíritu que ignoraba al mío; demasiado tiempo perdido, si lo pienso ahora de forma razonable.


Pero, ¿desde cuándo me he guiado yo por la razón? Ese ha sido mi fallo: dejarme llevar por una ciega pasión, por una fuerza descontrolada y arrolladora que me ha llevado a la desgracia, a un sufrimiento sin sentido, completamente evitable. Perdí mi voluntad.


No hay marcha atrás. Espero que por fin me eches de menos cuando haya desaparecido de este mundo. Adiós...



Nota: Es sólo un texto. No penséis nada raro.

domingo, 17 de febrero de 2008

Cumpleaños... "feliz"

Sí, hoy hace 18 años que nació esta extraña, delicada y sensible criaturita llamada Laura... Nada más y nada menos que 18 años...
Se supone que hoy tiene que ser un día especial, lleno de alegría, buen humor, tiempo libre... y es todo lo contrario. Estoy hasta la boca de exámenes, y si a eso sumamos otros menesteres que me hacen la vida imposible, juntamos una enorme bola de problemas que me amargan el día. Para colmo, no tengo a nadie con quien desahogarme. Lo único que me hace falta ahora es un hombro sobre el que llorar y un oído que me escuche. Y no creo que sea egoísta por ello. Sólo necesito una pizca de comprensión. Y en el supuesto día más feliz del año, no lo tengo.

No sé si es una situación triste o patética, pero inusual sí. (¿Y qué no es inusual a estas alturas? Me espero de todo...)


No voy a escribir la típica rayada de "qué he hecho con mi vida" hasta los 18... porque tendría para rato y tiempo, precisamente, no me sobra. Además, creo que me hundiría unos centímetros más y no quiero; ¡necesito al menos respirar!


Mi único deseo de hoy, al soplar la vela, ha sido que las cosas cambien. Hay ciertos aspectos inmodificables, imposibles (numerosos adjetivos con el prefijo im-) peeero... me conformaría con saborear aunque fuera de forma confusa la felicidad. Sólo eso.

viernes, 15 de febrero de 2008

A veces

A veces
alguien te sonríe tímidamente en un supermercado
alguien te da un pañuelo
alguien te pregunta con pasión qué día es hoy en la
sala de espera del dentista
alguien mira a tu amante o a tu hombre con envidia
alguien oye tu nombre y se pone a llorar

A veces
encuentras en las páginas de un libro una vieja foto
de la persona que amas y eso te da un tremendo
escalofrío
vuelas sobre el Atlántico a más de mil kilómetros
por hora y piensas en sus ojos y en su pelo
estás en una celda mal iluminada y te acuerdas de un
día luminoso
tocas un pie y te enervas como una quinceañera
regalas un sombrero y empiezas a dar gritos.

A veces
una muchacha canta y estás trsite y la quieres
un ingeniero agrónomo te saca de quicio
una sirena te hace pensar en un bombero o en un
equilibrista
una muñeca rusa te incita a levantarle las faldas a tu
prima
un viejo pantalón te hace desear con furia y con
dulzura a tu marido

A veces
explican por la radio una historia ridícula y recuer-
das a un hombre que en vida fue tu amigo
disparan contra ti sin acertar y huyes pensando en
tu mujer y en tu hija
ordenan que hagáis esto o aquello y enseguida te
de quien no hace ni caso
hablan del tiempo y sueñas en una chica egipcia
apagan las luces de la sala y ya buscas la mano de tu
amigo.

A veces
esperando en un bar a que ella vuelva escribes un
poema en una servilleta de papel muy fino
hablan en catalán y quisieras de gozo o lo que sea
morder a tu vecina
subes una escalera y piensas que sería bonito que el
chico que te gusta te violara antes del cuarto
piso
repican las campanas y amas al campanero o al cura
o a Dios si es que existiera
miras a quien te mira y quisieras tener el poder ne-
cesario o para ordenar que en ese mismo instante
se detuvieran todos los relojes del mundo.

A veces
sólo a veces gran amor.
(José Agustín Goytisolo)

Sólo quería deleitaros con este poema. Nada más oírlo, me puso los pelillos como escarpias, y la verdad, me dejó bastante pensativa. Espero que os guste tanto como a mí.

jueves, 14 de febrero de 2008

San Valentín

Feliz San Valentín (patrón del Corte Inglés), una de las fiestas más comerciales de todo el año. Para l@s que están solter@s como yo... mala suerte. Aunque S.Valentín sea el patrón de los enamorados, hay muchos tipos de amor... Así que también puedes tener un detallito con algún compañero al que valores.
Espero y confío en que los que tengáis churri le demostréis el cariño todos los días y no hoy con un regalito que se exceda de vuestras posibilidades y economía.

Hay que valorar el detalle en sí, el valor sentimental del regalo, no los ceros a la derecha que haya en el tiquet de compra. Dicho queda.

Yo he regalado dos flores porque me apetecía mostrar mi afecto y aprecio hacia dos personas, pero porque sé que se lo demuestro los restantes días del año, no porque hoy me haya acordado justo de ellas.

No os quiero meter el rollo San Valentín no mola porque probablemente el día que tenga pareja esté encantada con los 14 de febrero, pero no voy a fallar a mis principios y seguiré opinando todo lo que he escrito unas líneas más arriba. Y espero que vosotros no os toméis el día de hoy como un día para gastarse un montón de pasta si el resto del año no hacéis ni caso a vuestr@ novi@. Porque sinceramente, me parece una gili**llez.
Amor que tiene calidad de vida, amor sin exigencias de futuro, presente del
pasado, amor más poderoso que la vida: perdido y encontrado. Encontrado,
perdido...

domingo, 10 de febrero de 2008

Como un títere

El amor nos maneja como quiere... somos sus títeres y creo que no podemos cortar los hilos tan fácilmente. Cuando el "titiritero" se cansa entonces podemos tener algo de autonomía en nuestros movimientos hasta que, de nuevo, y por aburrimiento, nos coje y vuelve a adueñarse de nuestra vida.

Marioneta; sí, así es como me siento yo. Cada día intento sacar fuerzas de donde no las hay para intentar pensar por mí misma, para cambiar la cara... pero es imposible. No soy dueña de mis actos. Vivo a merced de otra persona. Me cuesta y odio reconocerlo, pero así es. ¿La causa? No sé si será el amor o la falta de afecto. Lo único que sé es que no puedo escapar por más que lo intento.

Me gustaría ver el amor de otra manera, no como algo hiriente que sabes que está acabando contigo. Es una especie de droga (y perdonad la exageración): te quita poco a poco una parte de tu vida, y aun sabiéndolo, no puedes alejarte de él, eres totalmente dependiente. Cuando no te hace daño, te sube a una nube y te deja allí arriba hasta dejarte caer, dándote un tremendo golpe contra el suelo. Los ascensos cada vez son más altos, y las caídas más graves. Pero no quieres dejarlo. No quieres, y no puedes.

Sé que el amor no siempre es tan "malo". Yo me refiero al amor no correspondido (debería haber empezado por ahí) Ese por el que todos (supongo) hemos pasado alguna vez. Ese que nos quita el hambre, el sueño y la propia voluntad.


Quien sepa escapar de él, que me lo diga. Me haría un tremendo favor.

viernes, 8 de febrero de 2008

No cierres la mano

El otro día, pensando de todo un poco, caí en la cuenta de la poca solidaridad que hay en el mundo. Pero no me refiero exclusivamente al ámbito general (como la ayuda que podrían ofrecer los países ricos a los del 3º Mundo) sino en lo particular, en la vida de todos nosotros.

Más que nada, me refiero a lo poco que pensamos en el que tenemos al lado. La gente suele actuar normalmente según sus intereses propios. Si alguna vez crees que te están echando una mano... duda si es de forma desinteresada. Aunque no se den ni cuenta, siempre pedirán luego algo a cambio.
Vale, sí, hay excepciones, ¡como en todo! Pero es increíble lo egoísta que puede llegar a ser a veces la gente, las uñas que se llegan a sacar para defender los propios intereses, lo que podemos joder (con perdón) a otros nada más que para sacar beneficio y estar (aún más) comodones de lo que estamos.
¿Cuesta tanto ceder un poquito? Es tan fácil como pensar en las repercusiones de este -a veces involuntario- egoísmo, en lo que puede deteriorar a largo plazo una relación (ya sea compañerismo, amistad, pareja...)
Nunca se reflexiona lo suficiente.

domingo, 3 de febrero de 2008

Carnaval, carnaval... carnaval, te odio... (léase con musiquilla mental de fondo)

¡Síiii! Estoy de nuevo asqueada con todo, fusilando mi autoestima y hundiéndome en una gran y pestilente mierda.

No sé si todo sea debido a que esta vez la Srta. Menstruación ha venido con mala leche y con la hormona psicótico-depresiva por las nubes o es que el carnaval me afecta de una forma tan negativa. O una mezcla de ambas.

¿Por qué odio carnaval? Opciones:

a) Algún trauma infantil que no consigo recordar
b) Falta de tiempo y dinero para hacer un buen traje
c) Máscaras irritantes que te hablan con voz de pito y dan por saco hasta agotar tu ya de por sí mínima paciencia
d) Porque sí.


Y me da igual que me etiquetéis como una cascarrabias que va a contracorriente o como la Grinch de estas fechas. Me-da-lo-mismo. Voy a seguir odiando carnaval hasta que algún año las cosas den un giro de 360º y diga: ¡oh, he sido iluminada por el espíritu de Río de Janeiro!

Tampoco voy a negar que las veces que me he disfrazado me lo he pasado bien, porque con lo colgada que estoy, me divierto con cualquier cosa...

Pero mira, me ha pillado de bajón por la maldita Miss Red y toooodos los aspectos negativos de mi vida han resurgido como por arte de magia, amargándome enormemente en el día de hoy.

Necesito llorar. Solución: Música pastelosa + luz tenue + pensamientos lúgubres.

Ya veremos esta noche si no parezco un alma en pena vagando en un mundo surrealista de corsarios, enfermeras, romanos, pilinguis y demás.

FEEDJIT Live Traffic Feed