lunes, 6 de junio de 2011

Nueva etapa


De poco me va a servir disculparme por los parones a la hora de escribir post... pero entended que estaba de exámenes de fin de carrera.

Sí, ya he terminado y soy diplomada en Educación Social (toda una profesional, jaja). Ya me pueden añadir el prefijo -ex tras "universitaria". Ahora soy una simple parada, vaya.

¿Mi meta actual? Encontrar trabajo en Madrid para vivir allí con mi pareja. Ya sabéis cómo están las cosas, y sin experiencia laboral, aún tardaré más en encontrar ese ansiado curro... pero paciencia y optimismo, no me queda otra.

Ya os iré contando cómo me va el asunto este verano... De momento me tocará echar currículums a mansalva. Seguramente haga voluntariado en una asociación de inmigrantes, para engrosar el CV.

Un saludo a todos, I'm back!

martes, 5 de abril de 2011

Castigo físico a niños. ¿Sí o no?


La reflexión que hoy os voy a contar tiene un contexto: Hoy pensaba "madrugar" para leer textos y hacer trabajos de la universidad. 45 minutos antes de que sonara la alarma, me ha despertado otro ruido más irritante aún: el puñetero y desgraciado niño de la vecina. No es el primer día que pasa esto, no; el maldito y jodido niño se dedica casi todos los días a la hora de ir al cole a patalear, chillar, llorar y corretear por toda la casa mientras su insulsa madre no dice ni mú. Claro, el niño se tira media hora contada haciendo jaleíto porque los padres no son capaces de ponerlo firme. Y aquí comienza mi reflexión tras tener que estar 30 minutos esperando despierta a que sonara el despertador del móvil.

Estos padres modernos de hoy día rechazan a bocajarro el "castigo" físico hacia los hijos. Ahora, ¿qué entiendo yo por castigo físico? Simplemente, un azote o una colleja a tiempo dados con una fuerza moderada. No me refiero al típico bofetón de nuestras madres que nos dejaban la mano colorada marcada en la mejilla, no; me refiero a un azotillo a tiempo para que los niños no se acostumbren a conseguir todo lo que quieren con llantos, quejidos y sobornos sentimentales a los padres.

A mí de pequeña me han dado más de un golpe con la zapatilla en el culo o un cachete, y oye, ¡sigo vivita y coleando! Y no les he denunciado por maltrato a menores porque no creo que se considere una "agresión" malvada y dañina hacia mi salud. Es una forma más de "corregir" la actitud de un niño. Un niño no es un adulto, y por mucho que le digas "Pepito, si te comportas así, no conseguirás nada. Sé bueno y haz esto", porque el niño no va a entender un mojón y va a seguir haciendo lo que le salga de las narices o dando gritos pelaos hasta conseguir lo que desee. En cambio, si cuando el chaval se pone morrocotudo se le da un azote en el culo de esos que pican, para la próxima vez se pensará dos veces el portarse mal, porque a nadie nos gustan las sardinetas en el culo.

Soy (seré en junio oficilamente) educadora social, y sé que hay formas y "formas" de educar no sólo a los niños, sino a la gente en general, pero si nos centramos en los pequeñines debemos de ser coherentes, y si los acostumbramos a dejarles pasar todo, en unos años serán unos adolescentes inaguantables. Muchos de los hijos de estos padres modernos y guays que quieren ser amigos antes que padres, acaban siendo adolescentes y jóvenes impertinentes que si no consiguen lo que quieren a la de "ya", la lían parda. ¿Por qué? Porque desde pequeños les acostumbraron a eso, porque como seguramente alguien diría a lo bestia, "les faltó una buena h*stia" (que como he dicho, repito, NO hay que cruzarle la cara a un niño)

¿Qué opináis vosotros?

Pdt.: Si estáis en contra, no me bombardeéis a tope con la destrucción XD, que sólo he expuesto una opinión...

miércoles, 23 de marzo de 2011

Desmotivación.


En junio acabo la carrera de Educación Social, y ante el inminente fin, no puedo evitar replantearme un poco lo que he hecho en estos 3 años y lo que será de mí después.

El balance no es demasiado positivo...

Me he dado cuenta de que mi "futura profesión" está muy poco reconocida, y que por mucho que se luceh por darla a conocer, es difícil y se va a paso de hormiga. De primeras, no era una carrera de la que yo supiera mucho; mis miras estaban en un principio en Bellas Artes, que era mi mayor ilusión, y que por "mandato" de mis padres no pude hacer ("no tiene futuro, blablabla") Aquí, en Talavera, he conocido otras carreras interesantes como Terapia Ocupacional o Logopeda (de estas sí que sabía más) que comparándolas con la mía, tienen mayor reconocimiento y un perfil más marcado.

Muy poca gente sabe lo que es la Educación Social. He estado en centros de discapacidad y no tienen figura de educador (pero sí de Trabajador Social, Terapeuta, Logopeda, etc, etc) Me hace plantearme varias preguntas:

- ¿Qué he aprendido estos años?
- ¿Qué se hacer yo específico que no sepa hacer una persona sin esta titulación?
- ¿Es seguro que encuentre trabajo justamente de esta carrera?
- ¿Hubiera sido más productivo haber escogido otra?

Pongamos el ejemplo de que entro en un centro de chicos discapacitados. Bien, el educador podría tener la labor de "acompañamiento": enseñarle a comprar en un supermercado, a buscar trabajo, a buscar casa... Pero, ¿eso no lo puede hacer una persona cualquiera con unas cuantas pautas, sin haber estudiado E.S.? Sí.
En cambio, pongámonos en la piel de un logopeda que tiene que enseñar a hablar a un operado de cáncer de laringe. ¿Puede alguien sin esa titulación hacerlo? NO. Porque no tiene conocimientos técnicos y específicos en esa materia.

Aparte, sé que soy una chica con bastante "potencial" de estudio, que siempre se le ha dado bien lo de clavar los codos y que en parte he desaprovechado ese "potencial" con una carrera sencilla; siento como que podía haber aspirado a más.

Total, que me encuentro frente a una pared muy alta que no sé saltar, ni derribar, y parece que la única salida es darse la vuelta y recorrer mis propios pasos. He pensado opciones como trabajar en lo que pille y mientras sacarme otra carrera por la UNED, pero aun así no puedo evitar preguntarme ¿y de qué te han servido entonces estos 3 años? Lógicamente he aprendido algunas cosas, pero no creo que nos hayan preparado bien para el mundo exterior (y aquí, claro, no tengo yo totalmente la culpa)

Esperemos que esta nube de desmotivación desaparezca pronto debido a buenas noticias...

viernes, 11 de marzo de 2011

Días teñidos de gris.


Lo primero de todo, me disculpo por no actualizar en tanto tiempo. No es que no lo haya tenido, es que la pereza ha podido conmigo y he dejado abandonadito el blog. Intentaré retomarlo. Se ve que cuando eres feliz estás menos inspirada...

Hoy me gustaría hacer un recordatorio a las víctimas del 11 de marzo del 2004. Creo que es bueno que en estas fechas señaladas todo el mundo quede un poquito concienciado sobre estos desastres que causaron un grupo de personas bastante tocadas de la cabeza. ¿Cómo se puede asesinar a 192 personas -sin contar a los familiares que quedan destrozados- y seguir viviendo sin remordimientos? Hace unos días leí testimonios de familiares, y una breve historia personal de los fallecidos y me quedé helada. Es impactante ver cómo tantas personas con tantos sueños y deseos vieron truncadas sus vidas en un día cualquiera, sin esperárselo, sin poder decir adiós a sus seres queridos.
Sí, ya sé que cada día mueren millones de personas en el mundo y que no todas son recordadas... pero al menos recordemos a las que podamos, y más siendo víctimas del puto terrorismo.

Aun así hoy, 11 de marzo de 2011, no ha sido otro día normal. Un terremoto de magnitud 8.9 ha sacudido Japón (acompañado de un tsunami de 10 metros). De momento van 60 muertos y muchísimos heridos (así como gente desaparecida) El cielo está gris y se ve que hasta las nubes lloran por los desastres que ocurren. Se ve que la tierra nos quiere decir algo... que no da a basto... que sepamos cuidarla y respetarla... pero no le hacemos ni caso. Esto nos queda muy "lejano", pero no se sabe el tipo de catástrofe natural que pudiera pasar en nuestro país. De nuevo aquí mi deseo de concienciar un poquito más a la gente de que nadie es inmortal, de que no somos intocables y de que nos puede pasar a cualquiera una tragedia así (aunque cada uno vivamos con nuestras propias tragedias ya de por sí)


Anécdota: Esta noche he soñado con un aviso de terremoto y con que tenía que esconderme para no sufrir daños porque iba a ser bastante grave, y nada más despertarme y encender el ordenador he leído la noticia de Japón. A veces me asustan un poco mis extraños sueños. ¿Pura casualidad o una especie de premonición?

viernes, 7 de enero de 2011

4º Aniversario del Blog


No me puedo creer que mi Blog cumpliese el 3 de enero cuatro añitos y no haberme acordado... ¡pobre bebé indefenso! Si ya ha empezado y todo el cole... =)

Felicito con retraso no sólo a mi blog, sino también a mí por mantenerlo (aunque últimamente lo tenga desatendido) y a TODOS VOSOTROS, aquellos que lo alimentáis con cada uno de vuestros comentarios. Sinceramente, sin vuestras esporádicas firmas no me animaría a seguir escribiendo.

Estoy orgullosa de esta "creación" que nació en una época mala y pesimista y que poco a poco ha ido 'madurando' conmigo. De los 16 a los 20 años se cambia, ocurren muchas cosas y, en definitiva, creces. Espero seguir muchos años más con el Blog y con todos vosotros.

Un saludo, la mamá del Blog, Laura.

Y que cuuumplas muuuchos máaaaas...

FEEDJIT Live Traffic Feed