sábado, 29 de diciembre de 2007

Serendipity

No sé qué tendrá el cine que tanto influye en mí...Una simple película puede ordenar (o desordenar) todo el entramado de mi cerebro en menos de dos horas.

Aparte, claro está, de aportar "algo" que antes me faltaba. No sólo ocurre cuando veo una película por primera vez. Si me llena, la podré ver mil veces que por cada vez que la ponga descubriré algo nuevo. Y eso, que queréis que os diga, me fascina. Me hace pensar que sí, el cine es el séptimo arte. El arte es algo que no puede escapar a nosotros. Está en nuestras vidas, se escurre por cada rincón del mundo para intentar mostrarnos algunos de los detalles ocultos a la percepción vulgar.
Me voy por las ramas y no quiero escaparme del tema que he empezado. Esta noche he visto por segunda vez Serendipity. La vi la primera vez y me enamoró, no sólo porque soy una fanática de las comedias románticas (con una pizca de siempre útil drama) sino porque desprende tantas notas curiosas que es imposible captarlas todas con solo un vistazo. No creo que sea el peliculón del siglo, ni de este año (es algo antigua), pero a mí me ha llamado bastante la atención, más que nada por el tema que trata: El destino. Rozando también la serendipia (accidente afortunado) que es lo que desencadena la trama.

Pregunta del millón: ¿creéis en el destino? ¿pensáis que existe una fuerza que escapa a nuestro control y que dirige nuestras vidas? ¿tal vez sólo podemos tomar decisiones pero siempre encaminadas a lo que esa "fuerza" ya ha predefinido?

Nunca he conseguido contestarme a estas preguntas. Por un lado pienso que sí, que debe haber algo que rija nuestras acciones, que determine un final a todos los medios que ponemos para conseguir lo que deseamos... pero por otra parte, es cierto que nosotros ponemos tales medios y con ello decidimos cómo queremos llegar a ese final. ¿No sería posible que la mezcla de destino + fortuna (entendida como suerte) + predisposición fueran uno de los caminos para encontrar la felicidad, para cumplir nuestros deseos? Cada uno puede hacer lo que quiera. Convencerse de que no se puede luchar contra lo que está "escrito", rendirse... o interpretar las señales que nos lanza el mundo e intentar adecuarlas a nuestras posibilidades para conseguir todo cuando queramos.

Elección personal.

Nota final: Está claro que os recomiendo la película. :)


lunes, 3 de diciembre de 2007

Rutina

Estoy cansada. Camino contra el viento en esta mañana de niebla. Rutina.
El frío se clava como pequeñas dagas y me inmovilizan el rostro. Facciones inexpresivas. Miro al suelo al andar. Lo he hecho desde que era pequeña. Supongo que me da miedo levantar la vista a aquello que viene, hacia el futuro. Lo malo es que a veces me tropiezo o me doy de bruces con personas desconocidas. Como aquella persona que un día apareció en mi vida y se quedó en ella. Pura serendipia. Accidente fortuito. Rutina.
Me siento en una silla dura e incómoda, paso las horas muertas en clase y conecto a una Laura automática para que el profesor crea que le escucho. Pero sólo oigo su voz como un leve susurro que acompaña mis pensamientos, la banda sonora de mi imparable cerebro. Rutina.
Charlo con la gente, intercambio opiniones, discuto, amo, odio, siento indiferencia. Me irritan, irrito con mis palabras. Me encantan, encanto con mis maneras. Rutina.

Y al final, la misma tontería de siempre aparece como un flash en mi cabeza, y por momentos la rutina se rompe, esa idea desquebraja toda la red que han tejido mis neuronas, esa frágil empalizada de defensa, y empieza a pulular por mi cabeza sembrando el caos. Hasta que consigo echarla y seguir con mi odiosa y deseada rutina.

No puedes escapar de tu sombra. Es inherente a ti.

FEEDJIT Live Traffic Feed