jueves, 21 de febrero de 2008

Un adiós...


No he de derramar una sola lágrima más. El dolor sigue creciendo; mi alma un día fue herida de muerte y no queda solución alguna que esta.


Esta noche, cuando la luna dicte su sentencia, todas mis penas se irán para siempre.

Gracias por todo y por nada. Hiciste tan poco por mí, y sin embargo cambiaste tanto mi vida... Yo en cambio me entregué, dije adiós a mi libertad y me encadené a la tuya. No era sin ti. No soy sin ti. He pasado largas horas en vela por culpa de un espíritu que ignoraba al mío; demasiado tiempo perdido, si lo pienso ahora de forma razonable.


Pero, ¿desde cuándo me he guiado yo por la razón? Ese ha sido mi fallo: dejarme llevar por una ciega pasión, por una fuerza descontrolada y arrolladora que me ha llevado a la desgracia, a un sufrimiento sin sentido, completamente evitable. Perdí mi voluntad.


No hay marcha atrás. Espero que por fin me eches de menos cuando haya desaparecido de este mundo. Adiós...



Nota: Es sólo un texto. No penséis nada raro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

k bonitoooo!!aunk muy
triste,yo no pienso nada
raro pero pareciera k te
vas a suicidar!!jajaja....

lo k hacen los examnes,eh!!
jejej....besooos wpa!!

sigue escribendo me encanta!!


de tu friend fany de almeria!!

Kaz dijo...

A mi me echó de menos y sin suicidarme y me lo repite cada día y yo ya no contesto como hacía antes...
Es verdad, se murió la chica que vivía por y para él.

Me ha gustado mucho :)

M.C.M.G dijo...

Es lo que tiene entregar todo tu amor a alguien que no te corresponde de la misma manera y que incluso, en ocasiones, no se lo merece...

El texto es muy triste pero para días como el de hoy (hablo por mí) da gusto leer.


me ha gustado mucho.


saludos!!

jose daniel: el amor viene de Dios dijo...

hola que tal buena publicacion muy buen te felicito, dios es el unico que nos da el adios, visita mi blogeer.cuidate dios te bendiga

FEEDJIT Live Traffic Feed