jueves, 25 de febrero de 2010

El futuro...


A veces a una le da por hacer un "kit-kat" y pensar en cómo le va yendo la vida. Y eso es lo que he hecho medio dormida esta mañana, sentada sobre el wáter mientras taladraba con la vista los azulejos rojos de la ducha.


Cuando tenía unos cuantos años menos, 14, 15, tal vez 16, intentaba hacer el ejercicio mental de imaginarme en el futuro (creo que todos a esa edad lo hacemos) Pensaba en los cambios que podría ejercer sobre mí el acceder a la universidad, ese supuesto "giro" de vida que podría dar al pasar a esa nueva etapa. Me intentaba imaginar con unos años más, y a la vez intentaba imaginar unas características determinadas a esa edad y a esa situación.

Me veía, ilusa yo, estudiando una carrera que me apasionara, estudiando demasiado y agobiada por el exceso de materia a aprender, pero a su vez saliendo muchíiiisimo y asistiendo a muchíiiiisimas fiestas, y todo esto al lado de un supuesto príncipe azul que hubiera conocido en esos momentos.


Ahora, reviso esa suerte de "expectativas-pronósticos" y me produce una especie de gracia/tristeza. Y es que la vida, por lo general, no te va a dar lo que esperas de ella a no ser que el azar esté muy ligado a ti.

A día de hoy, estoy en mitad de una carrera que me gusta, pero no me apasiona, ya que no pude meterme en la que realmente quería hacer por una casi "imposición" de mis padres. No estudio tanto como esperaba (la carrera no es del todo difícil) y tampoco salgo en exceso; acudo a mis fiestecitas, salgo y bebo lo justo y necesario, me lo paso bien y no me quejo. En cuanto al príncipe azul... quizá se convierta en princesa.


Mentiría si dijera que no me imagino cómo seré dentro de unos años, igual que hacía tiempo atrás e igual que hago casi a diario desde hace mucho tiempo. Y es que inconscientemente vamos elaborando un "futuro ideal" en nuestro imaginario, que puede que cumplamos o no, pero que es demasiado idílico y poco realista. Queremos lo mejor para nosotros, pero no siempre es lo más asequible con respecto a nuestros medios para alcanzarlo.

Mi pregunta podría ser... ¿cómo/dónde estaré dentro de 5 años? Y me imagino con la carrera acabada, trabajando, quizá estudiando algún módulo de lo que me gusta de verdad, viviendo en un pisito con alguna(s) persona(s), con una mascotita... Pero sinceramente, no sé lo que ocurra. A cada día que pasa, veo más incertidumbre en el día de mañana. La experiencia en estos años me ha dicho que puede pasar de todo en el momento más inesperado. Por tanto, mis planes se quedan en eso, inconclusos "planes".


Dejemos que el tiempo nos ponga a cada uno en nuestro lugar.

domingo, 7 de febrero de 2010

Matadme, os dejo.


Soy una puta... ¿este cariño le tengo a mi Blog que lo dejo más de un mes sin actualizar? Con la de cosas que han pasado...

Y es que llega un 11 de enero, haces un examen destinado a suspenderlo* y te amargas, pero por la noche, y gracias a "casualidades casuales" conoces a una persona que sin comerlo ni beberlo se adentra en tu vida más de lo que esperabas.

*[Y lo suspendí. Aunque aprobé los otros 4 que hice en todo el mes.]

Total, que te encuentras un 7 de febrero a las 15.16 de la tarde re-evaluando lo poco que llevas vivido del 2010 y por momentos te ves al borde de un abismo donde sólo te impide saltar tu acusado vértigo.

Y ahora, dejando al narrador omnisciente, hablo en primera persona. Estoy asustada, ACOJONADA. Me he pasado un año jugando con mis sentimientos como un gato juega con un ovillo de lana, de mano a mano, saltando sobre ellos y arañando a quien intentara disuadirme de mi tarea. Y ahora, cuando llega el "momento de la verdad", sigo como el gato y lo único que hago es huir, salir pitando, intentar evadirme y no aceptar la realidad aplastante que poco a poco se cierne sobre mi cabeza. Pero no hay "coitus interruptus", ninguna marcha atrás que valga ahora.

Necesito reflexionar sobre todo lo que está ocurriendo, y más que nada, sobre lo que pasará si continúo andando sobre la misma línea vertical que ahora estoy trazando con otra persona. Ahora es más difícil hablar del YO sin incluír al TÚ. Ahora quizá toque hablar de NOSOTROS.


En otro orden de cosas, hace un día espléndido. La (irritante) nieve ha dejado paso a tardes soleadas, cada vez más largas y con un buen tiempo increíble (al menos aquí en Talavera) Lo mejor es salir con alguna buena amiga a pasear, tomar un café/té/loquesea y hacer fotos al paisaje mientras pensamos. No soy la única con problemas y cuando los hay, es bueno compartirlos.


Perdonad que hable con ambigüedades. No es un blog anónimo y a veces es mejor no exponer demasiado la propia piel, por lo que pueda pasar.

FEEDJIT Live Traffic Feed