martes, 26 de febrero de 2008

Especial 5 sentidos: El oído


Imagínate: estás en la orilla de un río, en mitad del campo en verano. Eres el único ser humano a unos cuantos kilómetros a la redonda, por lo que no merecerá la pena alzar la voz ni emitir ruido alguno. Cierra los ojos y canaliza tu energía y toda tu capacidad de concentración en aquello que te llega por el oído: el trino de unos pájaros, el agua fluyendo, el canto de una cigarra, un avión que pasa a los lejos, el viento silbando, las hojas rozándose unas con otras, una rana que chapotea tranquila, tu respiración... ¿No es algo maravilloso sentir tanta vida sólo con escuchar una serie de sonidos?


Todo esto sin contar lo agradable que es escuchar (que no oír) tu música favorita, una buena letra en una buena canción, el susurro de tu amante, una niña que canta con voz melodiosa, un ritmo espontáneo que te sale al tamborilear con los dedos en la mesa...


El mundo está lleno de sonidos constantes. Ahora mismo seguro que te está llegando, sin que seas totalmente consciente, algún ruido de la calle, de alguien que vive contigo, incluso en unos segundos tus propias manos golpeteando el teclado.


Darnos cuenta de todos ellos es sólo cuestión de ganas. Merece la pena apreciar la belleza auditiva que nos rodea.


No hay comentarios:

FEEDJIT Live Traffic Feed