martes, 20 de febrero de 2007

Algunos fragmentos tristes

Abro los ojos... me sonríes
Cierro los ojos... me sonríes
Te tomo la mano... me sonríes
Te doy un abrazo... me sonríes
Te acaricio... me sonríes
Te beso en la mejilla... me sonríes
Enjuago tu llanto... me sonríes
Comparto tu dolor... me sonríes
Comparto tu alegría... me sonríes
Aprecio tu amistad... me sonríes
Te digo cuánto vales... me sonríes

Pero te digo que te quiero, y te alejas...


"Ayer volví a pensar en ti. Fue extraño.. ¡hacía tanto tiempo que no me ocurría! Pero me di cuenta de que algo en ti había cambiado. Tu ropa... ¿o quizá tu mirada? El caso es que te vi diferente. Y no me gustó. Algo, o más bien alguien, había hecho de ti una persona tan distinta... que lo único que deseé fue borrarte de mi mente. Despegué mis párpados y la claridad del día me cegó. Volví a despertar. Volví a mi realidad"


"Por más vueltas que le doy a mi cabeza, no consigo dar con la razón que me lleva a quererte. ¿Será ese instinto que me impulsa a besarte cada vez que estoy a tu lado? ¿O tal vez el mismo instinto que me impide hacerlo para seguir ensimismada contemplándote? Sinceramente... no lo sé.


"¿Por qué me sonríes? ¿Por qué pellizcas mi mejilla cuando nos saludamos? ¿Por qué rodeas mi cintura si de verdad no me amas? Déjame en paz... ¿no ves que por cada sonrisa tuya, yo derramo una lágrima cada noche? Vete con ella, bésala, siente el perfume de su cabello al abrazarla... ¡pero a mí olvídame como yo intento hacer contigo todos los días!"

jueves, 15 de febrero de 2007

Ángeles


Hoy la tristeza se coló por mi ventana, porque vi a un ángel llorar. Se encontraba agazapado, como un niño pequeño, en el tejado de mi casa. Le pregunté cómo era posible que un ángel llorara, teniendo el cielo entero y la felicidad a su alcance. Me miró con los ojos inundados en lágrimas y me dijo: Hasta la roca más dura se hiela con el frío y se quiebra. Hasta la flor más hermosa del jardín acaba marchitándose. Hasta el día más soleado puede tornarse en lluvia y tormenta... y hasta la persona más bella que puedas encontrar puede ser herida de muerte por el enemigo más poderoso de este mundo, más fuerte que el odio: la INDIFERENCIA.


¿Por qué unas pocas palabras pueden hacer tanto daño? ¿Y por qué cuanto más mal nos causa una persona más le queremos? Si hallara la respuesta a estas y otras preguntas que me comen la cabeza, tal vez comprendería por qué incluso los ángeles lloran.


Y es que cuando el dolor es por dentro, es mucho más fuerte...

miércoles, 7 de febrero de 2007

Desorientada

Así me encuentro. Más perdida que un gañán en Nueva York. Si hablo metafóricamente como en las entradas anteriores, podría decir que mi situación actual es esta:



Tras recorrer ese nuevo camino que escogí, me
di cuenta de que no sirvió para nada.
Llegué al claro de un bosque, me adentré en sus profundidades y ahora estoy
desubicada. Hubiera intentado volver tras mis pisadas, pero el sendero fue
tapiado por alguien ajeno que yo no esperaba.

No sé por dónde tirar. Yo creía que había un
paraíso al final del camino... pero era sólo una
ilusión
. Imaginaciones de mi pequeña cabecita soñadora. Eso
mismo... sueños. Necesito una mano amiga
que me lleve otra vez hacia mi lugar. A ese del que no debí
salir
para aventurarme por un paraje desconocido
.



Yo no sé lo que pasa, que haga lo que haga, acabo metiendo la pata. O si no, aparece un intrusillo y jode algo. Estoy un poco hasta las narices.


Por lo menos ahora no tengo de qué preocuparme. Únicamente tengo que esperar. Claro, que en este "bosque" hay algún que otro depredador, y por las noches hace bastante frío... además, la oscuridad no me inspira confianza. Nunca me ha gustado.



Escuchando: "Sólo he perdido un minuto contigo" (Ella Baila Sola)


Ya ves que no siento lo mismo de ayer. Ya no suplico en mi mente que tú te despiertes y sepas qué hacer.






jueves, 1 de febrero de 2007

Otra noche de inspiración



Araño con mis afiladas uñas la pared, gritando desesperada, encerrada en esta celda llamada "habitación". Pienso en ti, en ellos, y una falsa sonrisa se dibuja en mi cara, dejando en mi rostro una mueca que da sensación de calma y cordura para cualquiera que me vea de reojo. Pero quien supiera realmente llegar a mí, a este laberíntico corazón, conseguiría ver mi desamparo, mi ahogo ante tantos problemas que no sé ni cómo plantear...


Pero nadie, NADIE llegará nunca tan lejos. Porque no le voy a dejar pasar hasta que me demuestre que me quiere, que confía en mí y yo en él. Y lo veo muy difícil...


Simplemente nuestros conceptos del amor eran diferentes...


He rajado tu foto en mil pedacitos, pero el trozo de tu sonrisa aún sigue intacto.

FEEDJIT Live Traffic Feed