martes, 21 de abril de 2009

Te encontré recorriendo la ciudad, arrastrando pasos cansados, cruzando con la mirada ausente un paso de cebra infinito...

Estabas desamparada. Te sentías sola; lo vi reflejado en tu lánguida mirada.

Querías llorar, pero los muros de cemento, la masa de cuerpos sin alma y el ruido del tráfico te imponían un silencio emocional.

Quise abrazarte, pero a cada paso que daba hacia ti, tú avanzabas diez más en esa misma dirección. Tan altiva como indomable. Tan hermosa como inalcanzable.

..me encontré recorriendo la ciudad, arrastrando pasos cansados, cruzando con la mirada ausente un paso de cebra infinito.

6 comentarios:

dis/instante dijo...

Leo detenidamente tus palabras mientras Halo parece meterse dentro de mi cuerpo. A veces las personas avanzan por un paso de cebra infinito pero merece la pena intentar detenerlas y romper muros de cemento para que de la ciudad emane un latido.
Nada es inalcanzable sólo hay que seguirlo…

krys dijo...

A veces, no nos dejamos querer y simplemente huímos.... estaría bien dejar de hacerlo, de vez en cuando, o siempre.

maalexandra dijo...

me encontre, encontrandote en huellas pausadas*


besosdulces*

Marta González Coloma dijo...

¿Y qué tal si hacemos el esfuerzo de burlar el paso de cebra y romper barreras?

A algunos no les vendría nada mal...

smile_me dijo...

A veces por inseguridades, por miedos, o simplemente por caos personal nos cerramos al mundo, nos metemos en esa burbuja impermeable que muchas veces viene bien, pero otras veces te aisla excesivamente, sobreprotegiéndote.

Cuando cuesta sonreír y aún así lo haces, gusta ver que ese gesto agrada a los demás.=)

diego dijo...

es lo malo de los suburbios...son tan sepulcrales, hay que traer vida donde no la hay , siempre asi lo desea la persona...que brote una sonrisa siempre en nuestras vidas.

bendixcs, que estes muy bien.

FEEDJIT Live Traffic Feed