sábado, 6 de enero de 2007

¿Dónde está?

No aguanto más... creo que alguien me está haciendo vudú, o me han hechado mal de ojo... porque esto es ya incomprensible.

Parecía que el sol brillaba de nuevo, aunque no pudiera verlo porque aún me duele mirar al cielo. Pero de repente, una llamada, unas palabras... lo fastidian todo. Y mi mundo se derrumba de nuevo, como ha pasado tantos días atrás en los últimos cinco meses.
Me gustaría que, aunque fuera por un día, me sintiera la persona más dichosa del mundo, que pudiera reventar de felicidad si me pincharan, pero eso no va a ser posible. Hay muchos rotos que coser, y algunos de ellos no los puedo remendar con mi propio hilo. Ahora más que nunca... necesito el calor humano. Más aún del que recibo. Demasiado es poco. Poco es nada.

Perdón por expresarme con tantas metáforas, pero necesito desahogarme, y así es como mejor puedo expulsar todos los demonios que llevo ahora dentro. Si dijera sencillamente: "Estoy mal. Me siento muy triste" haría que fueran ciertas esas palabras... Y no quiero que sea así. Quiero que haya un mínimo rayo de esperanza en mi corazón. Porque eso significa que estoy a tiempo de ver la luz.

1 comentario:

Pablo dijo...

Pero buenooooo, otro blog!!! Pues habrá que venir a visitarlo y comentar, y comentar, y comentar cosas.

Te veo un poco baja de animo en estos primeros post. A ver si en los próximos estás más alegre y positiva.

Por cierto, me ha gustado el texto ese tuyo de abajo. Se ve que eres muy sensible y con mucho talento a la hora de expresarte. No dejes de dibujar y escribir.

FEEDJIT Live Traffic Feed