lunes, 30 de noviembre de 2009

Palabras de humo


En el fondo siempre fui esa colilla inerte que (ahora) yace en el portal de tu casa. No te bastó pisarme una vez para apagarme; clavaste tu tacón sobre mí reiteradamente para verme muerta y acabada.

Después de consumir mi vida rozando una y otra vez tus labios, me tiraste, me despreciaste, y solo quedaron de mi unas cuantas cenizas y un cuerpo débil manchado de alquitrán, sin alma alguna.


A ti te da igual; total, todavía te quedan unos cuantos cigarros para acabar ese paquete de tabaco...


[Foto extraída de AQUÍ. Leed el texto que la acompaña.]

6 comentarios:

VIH al cubo y con jeringuilla dijo...

Veo que quedan aún pulmones vagando por la noche...
Dicen, que pasados unos años, no importa cuantos, quedan limpios.

En mi caso, nunca fue así. Nunca dejé de fumar por completo, así que siempre quedarán manchas.

Un beso noctámbula.

Trish dijo...

deberia dejar de fumar...

laramart dijo...

Ultimamente escribes cosas muy tristes no¿?¿ Espero que este todo bien y no estes pasando de verdad por un mal momento...

un abrazo y si necesitas algo..( aunque no pueda ayudarte mucho) ya sabes donde estoy ;-)

Antara Adachi dijo...

Qué alegría encontrar tu blog y qué delicia leerte. ;)

Gurthswen dijo...

Que divertido, tenemos la misma plantilla de blog haha.Tiempo, según mi experiencia y el refrán, es lo único que cura, aparte de alguna persona que ayude a cerrar las heridas.
Saludos.

Calo dijo...

Linda foto y una sletras que se meten por los poros...me gustan estas visitas.

saluditos

FEEDJIT Live Traffic Feed