miércoles, 9 de diciembre de 2009

Premio a la honestidad (parte II)


¿Qué tal el puente? (O como muchos llamaron "acueducto") Por el lado académico, lo he desaprovechado bastante... pero por el lado sentimental... MUAHAHÁ (risa malévola)

Sigo con el test honesto...

  • Suelo hacer listas mentales (y a veces escritas) de PROS y CONTRAS para tomar decisiones trascendentales (en ocasiones también para decisiones simples, jaja) Me ayuda a aclarar las ideas, aunque luego tome la decisión menos adecuada o contraria a los resultados de la lista.
  • No me gusta mi cuerpo pero sí mi cara. No creo que tenga una cara desagrable a la vista, pero si me miro al espejo, pondría un panel que me tapase de la cintura para abajo, porque me veo horrible, incluso a veces me doy asco (suena a pensamiento de anoréxica pero es así; por suerte, no he caído en esas garras) Me veo muchos defectos, y muchas veces me acomplejo de forma muy tonta por esto. ¡Qué le vamos a hacer! Las mujeres somos así. Sé que debería hacer ejercicio para moldear la figura, pero soy vaga, así que en parte me digo que si no me gusta mi cuerpo, es por mi culpa, y que me tengo que aguantar con lo que hay.
  • Me encanta flirtear. El juego de intercambiar miradas, lanzar un mensaje oculto con el cuerpo o meter indirectas en las palabras. En este apartado, podría meter también el momento previo del beso, ese instante en el que las palabras sobran o simplemente se acaban para dar paso a los labios.
  • Me da vergüenza que me vean emocionarme cuando veo una peli. En el momento en que noto que se me van a saltar las lagrimillas, intento tragármelas (el típico nudo de la garganta que duele XD), o si no puedo más, me tapo para que no me vean. Eso con las amigas... si estoy en mi casa, intento distraerme con lo que sea para evitar lloriquear, jaja. Cuando estoy sola, lloro a lágrima viva, ¡me encanta!
  • Suelo tener un orden dentro del desorden. Esto más bien en la residencia en Talavera... en mi casa me obligan a tener todo en su punto. Pero aquí, yo sola, sin madre ni padre que me digan "coloca eso ahí, haz la cama, ordena la mesa..." esto es un caos. Ojo; un caos para cualquier persona menos para mí. Puedo tener el cuarto hecho una leonera, pero sé perfectamente donde está cada cosa. Y probablemente, si me pusiera a colocar cada cosa en su sitio, luego no encontraría nada.

4 comentarios:

Jorge dijo...

hola!!!

Hacia mucho que no te escribía :P. Que tal el puente? El mio..... no he tenido directamente jaja, es lo que tiene trabajar que ya no tienes ni puentes. Y por el lado académico desaprovechado el fin de semana.... me tengo que poner las pilas ya.

En cuanto a tu resumen honesto, coincido contigo en que siempre en mi desorden hay un cierto orden, y encuentro las cosas jaja!!

Besos!!

FrAn dijo...

Coincido contigo en todo... Aunque he de reconocer que cada vez soy más desordenado. jeje

Saludos

Anuska dijo...

Cuántas verdades...

(yo coincido bastante contigo

Un blog genial,
un saludo

krys dijo...

Coincido 100% con tu penúltima honestidad xddd
Y en lo del orden...en mi caso, haya orden o no, sigo sin encontrar lo que busco, al menos, a la primera jejeje
Y al menos te gusta algo de tu cuerpo, que a mi no me gusta nada! Pero tampoco caigo en enfermedades psicológicas, por suerte :)

Muaks

FEEDJIT Live Traffic Feed