lunes, 17 de marzo de 2008

Me crucé en tu camino

Esta tarde pasé por delante de tu puerta. No llamé; ni siquiera alcé los ojos a tu ventana por si estaba abierta. Simplemente seguí caminando, alejándome poco a poco de tu casa. ¿Por qué lo hice? Para sentirme más cerca de ti. Parece absurdo; tal vez lo sea. Pero necesitaba saber que me aproximaba a ti, aunque no lo supieras, aunque tú siguieras con tu vida sin que por tu cabeza pasara ni de casualidad el hecho de que yo estuviera andando justo en ese momento por debajo. Sí, y además pelándome de frío, sola, odiándome por perder tantos días preocupándome por alguien que nunca dará un duro por mí.
Al final, me acaba dando todo igual. Porque al día siguiente nos cruzamos, me sonríes y el negro se convierte en gris.

1 comentario:

aRa dijo...

Lo que dices me lleva a una frase.."tAN sOlo una palabra tuya bastará para saNaRme"..
besOs.!

FEEDJIT Live Traffic Feed