sábado, 23 de junio de 2007

El contacto físico


El contacto físico es una fuente de sensaciones diversas. Afortunadamente la mayoría de ellas no solamente muy hermosas, sino sumamente necesarias. Existe una tendencia muy generalizada a pensar que una caricia entre seres humanos que no poseen vínculos consanguíneos, alude al deseo, pasión, o al amor de pareja. Esta tendencia nos da en gran medida lo equivocados que podemos estar cuando no sabemos despojarnos de prejuicios y pensar por nosotros mismos desechando arquetipos, modelos heredados que nos impiden apreciar la esencia de nuestro propio ser en toda su magnitud. Si bien es cierto que no podemos cambiar la sociedad de un día para otro, es muy cierto también que lo que no comienza por cosecharse, no se logra.
Sabemos que cuando estamos necesitados de una caricia, no hay nada más reconfortante, no hay paliativo, ni siquiera palabra, que tengan la eficacia del contacto físico; tan es así, que las manifestaciones de este contacto se dan muy primitivamente entre los seres que no poseen la capacidad de pensar como nosotros. Una mascota, que no comprende el significado de las palabras, y que obedece a ellas como resultado de la convivencia y la costumbre, responde de manera muy especial al contacto físico, y todos hemos sido testigos alguna vez de cómo el afecto puede sacar airosamente, tanto a personas como animales, de sus momentos más terribles y multiplicar la alegría en otros mayormente afortunados.
Todos hemos visto casos en que personas desconocidas unas de otras, llevadas por las más variadas circunstancias, han coincidido en eventos desafortunados o providencialmente venturosos, y se abrazan repentinamente llenos de miedo, de incertidumbre, pero también de alegría y de gozo, en dependencia de lo que sea que les haya ocasionado la reacción, buscando el contacto con el otro ser humano que a pesar de todo le sigue siendo desconocido, pero ya no totalmente ajeno porque a partir de ese momento se tiende un puente que les hermana, y sea cual sea el motivo, la pureza ha estado presente en el acto espontáneo de buscar ese contacto físico. Todo ello nos da la prueba de lo necesitados que estamos en todo momento importante de nuestra vida, del calor de otros seres vivos, incluyendo las mascotas, y hasta la propia naturaleza, como lo es el caso del contacto con la lluvia, el mar, las plantas, la brisa…, todo nos toca físicamente y se integra de alguna manera a nuestra necesidad de sentir el estímulo.
Si podemos tomar de la mano al amigo o amiga, abrazarle, dar una palmada en el hombro, incluso a veces a quien a pesar de que no conocemos, se encuentra atravesando por un momento difícil, debemos aprender también a hacer lo mismo cuando queremos manifestar agradecimiento, amistad, hermandad, aprecio, ánimo, consuelo, y lo mejor de todo, alegría.
No se cohíba de dar una caricia porque la sociedad nos ha enseñado o nos ha impuesto la norma de ser a veces mal interpretada, y por ende así sucede. Demuestre primero la clase de persona que usted es; nadie se confunde con quien no da motivos, y si sucede, simplemente explique a la otra persona que se ha equivocado, pero no se limite de dar y recibir afecto físico, se ha demostrado que muchas veces no existe ninguna otra cosa que pueda competir con ello, ni siquiera las palabras.
Cambiemos nuestro mundo personal, que definitivamente es paso y parte decisiva para cambiar el mundo.


El texto es de María Eugenia Caseiro, podéis encontrar más como éste aquí: http://www.poemas-del-alma.com/blog/author/maria-eugenia-caseiro/page/6/

7 comentarios:

Alma dijo...

la mas bella caricia, el mas suave beso...eso es demostrar amor.
Perdon por tenerlos tan abandonados, no me dí cuenta hasta hoy cuánto alimentan mi vida sus palabras. Gracias por ser mi primer amiga blogger.
Un abrazo desde la distancia.

Té la mà Maria dijo...

tenia un rato y el rato se me fue en este blog, gracias

Té la mà Maria dijo...

gracias por pasarte, si no entiendes, tienes un traductor al lado derecho del blog y sino nos lo comentas y te lo traducimos nosotros

besos y saludos

LilaNegra dijo...

Mi querida Laura:
vengo a darte esa caricia llena de afecto de amiga. Disculpa que no haya venido antes, trabjo y cosas personales no me habían permitido hacerlo.
Besos

Anónimo dijo...

Hola soy el actor que hace unos dias comento unas palabras sobre el amor y lo que suponia un ejemplo que habia vivido sobre ello. Te mande un email, pero no me has contestado asi que entiendo que te da igual, lo que te dije.

Laura dijo...

eh.. a ver...

Al actor: ya dejé escrito en otra entrada que no me llegó el mail, para nada me da igual lo que me pueda decir, comentar o aconsejar la gente. Inténtalo enviar otra vez.

Anónimo dijo...

El actor, jej. ok no te preocupes te lo he vuelto a mandar luego me dices si te ha llegado.

FEEDJIT Live Traffic Feed