martes, 22 de enero de 2008

Parecía que sobraran manos al recorrer con tanta destreza y agilidad las sinuosas curvas de aquel delicado cuerpo que yacía a su lado caliente, sudoroso, nervioso, en la cama. Los dedos volaban del cuello a la cintura, y de ahí se perdían a un lugar más privado, provocando jadeos en su acompañante. Mientras, más arriba, las lenguas parecían luchar entre ellas para intentar conquistar la boca ajena. Abajo del todo, las piernas se entrelazaban y se separaban a merced de los cuerpos, que no paraban de agitarse confusos y excitados. Con un leve y sofocado gemido, ambos cuerpos cayeron exhaustos sobre las sábanas, las manos ahora agarradas en un gesto de amor, pasión irrefenable y complicidad.

2 comentarios:

LeCaprice dijo...

Gracias por tu visita. Siempre serás bien recibida en nuestra casa. Me gustan estos cortos. Un besito

Anuska dijo...

genial... y super cortito...

para repetir... quizá!
un beso

FEEDJIT Live Traffic Feed